lunes, 30 de enero de 2012

CONTROL + ALT + SUPR


Es cierto que dirigir un club no es tarea fácil. Más si cabe si tiene las dimensiones de nuestro Sevilla FC. Queda claro que las decisiones que se toman de la planta noble, son respetables, hay que confiar en ellas, máxime cuando son los mismos que nos han llevado hacía la gloria. No creo yo que se les hayan olvidado el cómo se hizo.  Es lógico que no se pueda estar a lo que cada uno opina o quiera, faltaría más. Pero a veces se dicen cosas, se oyen cosas y se hacen cosas, que me da a mí pensar que o nos toman por tontos, se creen que somos tontos o no sé qué historia se sacan de la chistera.

La situación que impera ahora mismo en lo deportivo. A día de hoy y gracias a mi experiencia, son pocas las cosas que me creo del mundo del fútbol. Queda claro que los jugadores son los que juegan, los que marcan, los que defienden, los que ganan y pierden partido, esto está lo suficientemente claro.  Pero volvemos a lo anteriormente mencionado, ¿es que somos tontos o qué?, como puede salir el míster día sí, día también, hablando del nivel del equipo, de que sabe como enderezar el rumbo, de que está capacitado, de que quitando un poquito por aquí y otro por allí (11 puntos de 39 posibles), de que si tal jugador a lo mejor no se merece jugar más, cuando hay jugadores que han declarado públicamente que han estado jugando con molestias,  ¿Dónde está ahora el poner sólo a los que estén al 100%?. ¿Es que el entrenador no ve que jugadores como Rakitic no está ni para jugar a las canicas?, porque quien decide quien juega es el. Vale que con Alexis hayamos podido meter otro resbalón, pero que pasa que éste jugador come del aire o que. No es mejor recuperarlo, tarea del entrenador, o lo más fácil es llevarlo al ostracismo. Pues muy bien, el propio Marcelino, experto en tirarse piedras sobre su tejado dijo en su día que es más fácil echar a 1 que a 20. Claro, igual que para un entrenador es más fácil quitarse de en medio a un jugador o más, que recuperarlos para la causa, que a fin y a cuentas es una de las tareas que tiene como entrenador. Que nos dejéis de  tonterías ya, que lo que queremos son hechos, no palabrejas.

La comparecencia de Monchi en la presentación de Cala ha estado muy bien. Ellos confían en Marcelino, o más bien diría yo en la “juandereacción”, porque cada vez que se crítica o se pita a un entrenador salen con lo mismo, mira a Juande como le pitaban y lo que después conseguimos, pues nada, pitada general éste domingo, lo más fuerte posible, a ver si enderezamos el rumbo, pero poco. Al menos reconoce que estamos donde no esperaban estar, ya lo que faltaba, es que si no lo reconoce, puf, chungo eeehhh. Pero además del reconocimiento, habla de que la solución está en el vestuario y que está seguro de que sabrán sacar esto adelante. Eso llevamos escuchando del entrenador, pues, en cada jornada o comparecencia.

En definitiva, a día de hoy Marcelino García Toral, no me ha demostrado absolutamente nada. Bueno si, algo si ha demostrado, que no es válido para las exigencias del club. Esto ni es Santander, ni es Huelva, ni es Zaragoza, es el Sevilla FC más ambicioso de toda su historia. Y si no estás a la altura, bye bye. Y si no estás a la altura y los de la planta noble lo permiten, entonces que cambien el discurso…, mejor dicho, que cambien muchas cosas.

2 comentarios:

ZB dijo...

Totalmente de acuerdo con tus palabras Javier.

Un saludo

JAVIER 100% SEVILLISTA dijo...

tiempo al tiempo...